En este momento estás viendo Salvamento y Seguridad Marítima

Salvamento y Seguridad Marítima

Salvamento Marítimo responde a las emergencias en la mar, con los objetivos principales de salvaguardar las vidas humanas y bienes, proteger el medio ambiente marino, potenciar la seguridad y ayudar al control del tráfico marítimo.

El área internacional asignada a Salvamento Marítimo cubre un total de 1.500.000 kilómetros cuadrados para prestar un servicio público de emergencias en la mar.

Medios de Salvamento Marítimo

Salvamento Marítimo cuenta con diferentes medios para poder ejercer los servicios de emergencias:

Centros coordinadores

Embarcación salvamento 15m

Buques de salvamento

Unidades menores de lucha contra la contaminación

Embarcación intervención rápida 20m

Helicópteros de salvamento

Los centros coordinadores funcionan las 24 horas del día.

Contacto:

  • Frecuencias de socorro, 2.182 Khz y canal 16 VHF.
  • En llamada selectiva digital en 2.187.5 khz y canal 70 VHF.
  • Desde tierra por el Teléfono de Emergencias Marítimas 900 202 202.

Activación de los medios de salvamento

Persona que desde tierra ve una embarcación

Persona que desde tierra ve a una embarcación o personas con claros síntomas de estar en dificultades (agitar los brazos, bengalas, humo o fuego, etc.):

En tal caso, debe avisar a los Centros a través del teléfono gratuito de emergencias 900 202 202.

Asimismo, se puede avisar a los Centros a través de la Guardia Civil, Policía Local o Protección Civil, mediante el teléfono de emergencias 112.

En cualquier caso, es vital siempre dejar un teléfono de contacto para posteriores consultas y poder ampliar los datos.

Personas que se encuentran con problemas a bordo

Personas que se encuentran con problemas a bordo de la embarcación:

En este caso, se podrá utilizar el procedimiento radiotelefónico, mediante la realización de llamadas a través del canal 16 de VHF o 2.182 Khz y en llamada selectiva digital 2.187.5 Khz y se le indicará el proceso a seguir, bien desde los Centros Coordinadores o desde las Estaciones Costeras del Servicio Marítimo de Telefónica.

Dar la voz de alarma en cuanto se dude de la condición de permanecer a bordo de la embarcación de seguridad o se tema que las cosas no vayan a mejorar en un futuro inmediato.

Procurar conocer, y así hacerlo saber al Centro de salvamento, la posición exacta y las condiciones de peligro en que estamos.

Tener confianza en los medios de rescate.

Es mejor que se ponga en marcha el dispositivo de emergencia y que sea falsa alarma que no hacerlo y luego lamentar ese hecho.

Fijarse en las corrientes que nos están afectando y procurar mantenerse orientado con respecto a la costa.

Poner en conocimiento del Centro las condiciones meteorológicas de la zona.

Comunicar cualquier cambio sustancial en las condiciones en que estamos: si entra más agua, si hemos lanzado una bengala, si vamos a abandonar el yate en la balsa, etc. y, naturalmente, si la emergencia se cancela o se autorresuelve.